Proyecto de ley

PROYECTO DE LEY

 

El Senado y Cámara de Diputados,…

 

Artículo 1° – Declárase de interés nacional el estudio, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad celíaca .

 

Art. 2° – Créase en la órbita del Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación, el Centro del Celíaco, cuyas funciones serán:

 

a)  Promover el estudio, la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad celíaca;

 

b)  Sensibilizar e informar a la comunidad en general y a la industria alimenticia y a los prestadores de servicios alimenticios en particular, respecto de esta enfermedad;

 

c)  Difundir por gobierno electrónico, el registro de productos alimenticios aptos para el enfermo celíaco, conforme lo previsto en las leyes 24.827 de 1997 y 24.953 de 1998;

 

d)  Llevar un registro nacional de asociaciones representativas de pacientes celíacos para la implementación de audiencias públicas sobre la temática.

 

Art. 3° – El Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación adoptará las providencias para asegurar la provisión de alimentos adecuados a los celíacos carenciados.

 

Art. 4° – Invítase a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir a la presente.

 

Art. 5° – Determínase en treinta días a partir de la publicación en Boletín Oficial, el plazo para que el Poder Ejecutivo reglamente la presente en forma conjunta con las leyes 24.827 de 1997 y 24.953 de 1998.

 

Art. 6° – Comuníquese al Poder Ejecutivo.

 

Alfredo N. Atanasof.

 

FUNDAMENTOS

 

Señor presidente:

 

La enfermedad celíaca es una intolerancia al gluten, que dura toda la vida, y se produce al ingerir alimentos que lo contengan. El gluten se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno, así como en todos los alimentos elaborados con harinas, almidones, féculas y productos derivados de estos cuatro cereales.

 

Normalmente, el intestino delgado absorbe los alimentos por medio de pequeñas vellosidades.

 

Pero quien padece la enfermedad celíaca , al comer gluten lesiona y aplana las vellosidades del intestino, provocando una mala absorción, diarreas, constipación, dolor abdominal, deficiencias vitamínicas, anemia, fatiga crónica, debilidad, pérdida de peso, facilidad de fracturas óseas, edemas, vómitos, delgadez, retardo en el crecimiento si es niño, irritabilidad, desconcentración, palidez.

 

En la Argentina, una (1) de cada ciento cincuenta (150) personas es celíaca , y los síntomas pueden aparecer a cualquier edad, sin sospechar el padecimiento.

 

La ausencia de síntomas no significa ausencia de lesión en la mucosa intestinal. En ocasiones, son tratadas determinadas enfermedades tales como distensión abdominal, amenorrea, anemia, anorexia, problemas de comportamiento, constipación, depresión, dermatitis, herpetiformis, diarrea, problemas de crecimiento en niños, infertilidad, úlcera, edema, osteoporosis, vómitos, pérdida de peso, sin sospechar que la enfermedad celíaca subyace como causa del mal.

 

Diagnosticada la enfermedad mediante los estudios de rigor, al quitarse el gluten de la dieta, se normaliza el intestino.

 

El celíaco sólo podrá comer aquellos alimentos que no contengan gluten, lo cual no es sencillo habida cuenta que en los procesos de fabricación de alimentos no se discrimina su composición o se desconoce su proceso de elaboración. La dieta debe seguirse estrictamente durante toda la vida ya que pequeñas ingestiones de gluten pueden producir lesión de la mucosa intestinal, por lo que resulta imprescindible la atención permanente de la calidad de los alimentos y su composición.

 

Ejemplo:

 

a) Alimentos que contienen gluten:

 

1. Harina de trigo: fideos, pizza, copos de trigo, pan, galletitas, facturas, tortas, alfajores, sémola, etc.

 

2. Avena: quaker, salvado de avena, galletitas de avena, etc.

 

3. Cebada: café de malta, cerveza, productos malteados, etc.

 

4. Centeno: pan de centeno, galletitas, etc;

 

b) Alimentos que tienen un proceso de elaboración que desconocemos.

 

Dado que a cualquier alimento se le puede agregar gluten en el proceso de fabricación (ej.: té, fiambres, dulces, quesos, harinas sueltas o envasadas, etc.) siempre se deben consultar listas de alimentos debidamente verificados por el ANMAT, INAME e INAL que publica ACELA (Asistencia al Celíaco de la República Argentina);

 

c) Alimentos permitidos: se señalan con un símbolo internacional impreso;

 

d) Alimentos prohibidos: Como norma general deben eliminarse de la dieta todos los productos a granel y los alimentos elaborados artesanalmente y que no lleven el correspondiente símbolo internacional.

 

Se debe rechazar cualquier producto en cuya composición figure alguno de los términos que seguidamente señalamos, porque no especifican el cereal de procedencia: almidón, almidones modificados, amiláceos, cereales espesantes, fécula, gluten, harina, proteína, proteína vegetal y sémola.

 

Hoy en día no puede deducirse de la composición que figura en el eticado de los productos la existencia o no de gluten, debido a que el gluten puede haberse empleado como aditivo o coadyuvante tecnológico.

 

Con respecto a las bebidas alcohólicas y licores elaborados a partir de mezclas de cereales, sabemos que son sometidos a un proceso de destilación por el que teóricamente se elimina la parte tóxica (para el celíaco) del cereal, en el producto final. Sin embargo se ha demostrado la presencia de proteína residual en ciertas bebidas, por lo tanto y hasta no disponer de mayor información sobre este tipo de productos, se recomienda al celíaco evitar su consumo.

 

El almidón de trigo, es el hidrato de carbono de reserva que se encuentra en la semilla de trigo, del proceso de extracción del mismo se obtiene un almidón que no se encuentra totalmente libre de proteína. Por lo tanto no debe consumirse ningún alimento que lo contenga.

 

Las leyes 24.827 de 1997 y 24.953 de 1998, establecen que a través del entonces Ministerio de Salud y Acción Social se determine la lista de productos alimenticios que contengan o no gluten de trigo, avena, cebada o centeno en su fórmula química, incluyendo sus aditivos y que aquellos productos que no lo contengan lleven impreso en sus envases, envoltorios, etiqueta o rótulo de modo perfectamente distinguible, el símbolo internacional que indica esa particularidad del producto, aún no han sido reglamentadas.

 

Por lo expuesto, pido me acompañen con su voto en la sanción del presente proyecto de ley.

 

Alfredo N. Atanasof.

 

-A las comisiones de Acción Social y Salud Pública y de Comunicaciones…

Esta entrada fue publicada en Informes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s